Que nunca pare



Cancha blanda pero en condiciones aceptables para jugar la etapa de domingo tras muchas dudas luego de una semana súper lluviosa. 

Los pibes recontra manija saltaron al terreno de juego a darlo todo y nos regalaron partidazos ya desde el arranque. Es que Athletic Clínicas vencía cómodamente a Red Bull MVD por 3-1 pero el toro comenzó a empujar con bravía y mucha sangre para igualar el choque y ganarlo sobre el final para algarabía de todos sus allegados. Triunfazo del rossonero para seguir sumando en esta etapa del año. Otros que siguen sumando son los pibes de La Roca, cada vez con más armas y mejor fútbol, se impusieron a Villa del Cerro en un duelo bastante hablado pero donde el naranja fue más. Se nota la mejoría en el ganador, que jornada tras jornada asienta su fútbol y se vuelve más duro para los rivales.
El Barrio y Tu Hermana prometían darnos el duelo más lindo del domingo, siendo ambos los campeones de las divisionales A y B respectivamente. Pero el azul hizo notar la diferencia de categoría y en un tiempo ya había anotado tres goles seguidos y liquidado las acciones. Los dorados nunca pudieron reponerse de ese mazazo y sufren su primera caída en mucho tiempo, que seguramente utilicen para mejorar esos pocos puntos flacos que quedaban en su desempeño. El otro que sigue dulce es Poca Plata, que esta fecha dio cuenta de La Picharcada tras ser dominador a lo largo de los 50 minutos. Párrafo aparte para la nueva camiseta del Poca, un premio bien gastado tras ganarlo gracias a su campeonato obtenido en el primer semestre del 2022. 
La Banda Oriental venía en franca levantada y parecía que este semestre los tomaba más aceitados, y la prueba de fuego para medirse era con ACO en esta Copa de mitad de año. Los aurirrojos fueron ganando todo el partido pero sobre el final los millonarios empataron y debió definirse desde el punto penal. Allí se agigantó la figura del popular Canario en el arco de los de La Teja para brindarles el pasaje a la siguiente fase ante un rival que plantó su mejor cara.
La última hora era la de los penales, y 18 de Mayo junto a Fraternidad no quisieron ser menos. Una verdadera locura el partido, que el auriverde dominó durante 40 minutos ganando con comodidad, pero sufrió distracciones en el final impulsadas por la intensidad del tricolor que lo fue a buscar. Finalmente el Frate tuvo premio y logró forzar la definición a través de la pena máxima, que finalmente no pudo capitalizar ya que el arquero rival les contuvo la última ejecución y el festejo se fue al norte por la Ruta 5. Ya sobre el final de la jornada, Garufa y La Curva se midieron en choque de equipos nuevos y los rayados lograron un triunfazo tras una verdadera muestra de carácter. Es que todo el conjunto se brindó al cien por ciento por la causa y se notó que dejaron la vida en cada pelota, consiguiendo el premio de los tres puntos y una victoria que seguramente les permita crecer en confianza y nivel de juego. 
Sigamos mirando al cielo y pidiéndole a las nubes un respiro, que el fútbol está divino.